sábado, 8 de octubre de 2016

Hortensias rojas y vestido azul


En la disquera puesto un disco del año viejo, 
sepas que aquel vestido rojo no fue para ti,
suena algo que combina mi collar de huesos helados.

Y bien éste cielo avanza tan rápido como yo, 
aunque el sol era agradable no fui hecha para él,
pronto dejó de sonar la disquera cuando hablaste,
creo que allí lo supe.

¿Estás seguro de estar aquí?
No sientas pena en tomar de vuelta el camino y correr,
la ventana sigue con la misma fibra de una membrana,
de un invierno helado que jamás termina por aquí,
ese vestido de azul es suficiente ahora mismo para mí.

En el jardín cultivé algunas hortensias rojas,
decían que yo era un saco de lana color azul,
para éste invierno donde no puedo ver el frío,
he pensado del miedo que me estremece de noche,
¿podré sobrevivir al día?

En la disquera puesto un disco con cariño para ti,
he confeccionado un vestido a la medida para mí,
suena a algo que podría hacerte sonreír cada día.

Esperando que vengas y tan pronto puedas despertarme,
con un suave y leal beso sabor a gloria y conquista,
dejaré la puerta abierta por si acaso llegas y subas hasta mí. 

¿Estás seguro de estar aquí?
La torre y su ventana con un invierno como membrana, 
no tengo idea de cuanto tiempo he permanecido dormida, 
sólo sé que he llegado y me he traído yo hasta aquí,
las hortensias me dijeron que parecía helarme sin sentir, 
junto a mi vestido azul es lo único que necesito,
para mí.



Brenda M.